En este momento estás viendo 5 ejercicios para fortalecer la confianza en Dios en tiempos de COVID 19.

5 ejercicios para fortalecer la confianza en Dios en tiempos de COVID 19.

Descubre como la confianza en Dios y la lectura de la Biblia te ayudan a mejorar tu bienestar mental y emocional en estos tiempos de pandemia.

Aquí tienes una estrategia compuesta de 5 ejercicios prácticos que puedes realizar cada día durante COVID 19.  

Las 5 ejercicios para fortalecer tu confianza en Dios son:

  1. Reconocer la presencia de Dios en tu vida.
  2. No te enfoques en tus problemas.
  3. Sobrecorrige tu diálogo interior.
  4. Agradece a Dios y a tu prójimo antes de ir a la cama.
  5. Comienza el día con buena actitud.

Veamos entonces, el primer ejercicio de confianza en Dios.

1. Ejercicio de confianza en Dios: Reconocer la presencia de Dios en tu vida. ☺

Pensamiento positivo. Confiar en Dios
Confianza en Dios. Dios es todopoderoso y eterno.

Los seres humanos estamos muy olvidados de vivir conectados con Dios.

En su lugar, vivimos muy conectados con los resultados externos, pensando que la felicidad la vamos a lograr teniendo dinero, bienes, cosas, negocios.

Si tu has priorizado lo material, y te aferras a lo material, es decir, te apegas al dinero, bienes o cosas porque crees que tu felicidad está allí, cuando se te arrebate algo de esto, como ha sucedido durante esta pandemia mundial, vas a sufrir mucho.

Cuanto mayor es el apego y cuanto más te sea arrebatado, el sufrimiento va a ser muy grande.

Hace poco conversé con una amiga, estaba triste, le pregunté: ¿Por qué estás triste?

Me respondió: “Si me ves triste es porque estoy sin trabajo y sin dinero por culpa de esta pandemia”.

Estar conectado con Dios significa estar en un estado emocional completamente neutro, abierto a nuevas oportunidades, dispuesto a aprender para crecer.

Entre Dios y tú juntos, pueden crear un nuevo futuro para tu vida. Puedes tener una visualización y un propósito de vida muy grande.

Todo es posible en tu vida porque para Dios nada es imposible. Conoce los atributos naturales de Dios.

Atributos naturales de Dios.

Todo es posible en tu vida porque Dios es:

Eterno.

Salmos 90:2

Dios es infinito. Su existencia nunca terminará.

Inmutable.

Salmo 102:27

Dios no cambia en su naturaleza ni en su conducta. 

Omnipresente.

Salmo 139:7-12

Está presente con toda plenitud de su Ser en todos y cada uno de los lugares existentes y posibles. No está sujeto a las limitaciones que el espacio impone.

Omnisciente.

Mateo 6:8

En todas las pruebas de la vida, puedes estar seguro que Dios lo sabe. Su conocimiento es total; no hay ninguna circunstancia que le sea desconocida, ni pensamiento que Él no discierna.

Omnipotente.

Mateo 19:26

El poder de Dios es soberano e infinito. Él es el único que puede crear de la nada, con solo decir las palabras las cosas existen.

Dios es el mismo “ayer, y hoy, y por los siglos” (Hebreos 13.8). No cambia de parecer.

¿Por qué David confiaba en Dios aún en tiempos difíciles?

Conocer los atributos naturales de Dios ayudó a David a superar las dificultades en su vida.

Confiar en Dios, es confiar en que lo imposible será posible. Es creer en milagros. Los milagros no se explican, se aceptan.

“Cualquier persona que no crea en los milagros, no es realista.”

(Audrey Hepburn)

Confiar en Dios, cambia todo.

Reconocer la presencia de Dios te da seguridad para seguir adelante con optimismo, con esperanza, con paciencia, aun cuando la situación sea difícil y peligrosa.

“Confiar en Dios” no es una declaración de “gente débil”. Es una experiencia de personas sabias y valientes: Saben quién es Dios y se sienten seguras con su presencia.

Por lo tanto, reconoce a Dios en tu diario vivir y actúa con determinación y propósito:

  • No te quedes estático frente a la crisis o la adversidad. Toma acción, sé dinámico.
  • Levántate cada mañana con nuevas fuerzas para conquistar tus metas del día.
  • Da todo de ti hasta lograr lo que te has propuesto alcanzar durante ese día porque estás conectado con Dios.

Una vez que has decidido reconocer la presencia de Dios en tu vida. El siguiente ejercicio de confianza en Dios que debes realizar tiene que ver con tus problemas diarios.

2. Ejercicio de confianza en Dios: No te enfoques en tus problemas.

Confianza en Dios. No te enfoques en tus problemas
Confianza en Dios. Cambia tu foco de atención y ponlo en lo que suma.

Te puede parecer contradictorio pero primero déjame explicarte lo siguiente:

Si tu estas pensando todo el tiempo en las deudas, te pregunto: ¿en dónde tienes tu enfoque? ¿En la abundancia o en la carencia?

Pues de seguro en la carencia ¿verdad?

Entonces, una persona que esta pensando todo el día en las deudas, pasa todo el día enfocado en la carencia.

¿Cómo estará su energía?

Baja.

¿Cómo estará su conección con Dios?

Terrible. No hay conección porque su cabeza está llena de problemas. No hay espacio para Dios.

¿Cómo estará su acción masiva?

No hay acción. De seguro que estará paralizado.

Entonces, fíjate como todo repercute con lo que tú estás pensando todo el tiempo. Es increíble.

Me encanta leer el libro de los Salmos por que su autor, David, tenía una particularidad muy especial: Escribía en los momentos difíciles de su vida.

¿Qué piensas que escribía?

Escribía sus aflicciones, sus clamores, sus miedos y angustias, sus errores.

¿Por qué los escribía?

Cuando leas el libro de los Salmos vas a descubrir que en sus escritos David no le refería a Dios la grandeza de sus problemas. Por el contrario, escribía para decirle a sus problemas y a sus enemigos, cuán grande era su Dios.

David se enfocaba en la grandeza de Dios.

Mira por ejemplo estas experiencias que él escribió:

“Alzaré mis ojos a los montes, ¿de dónde vendrá mi socorro? (Salmo 121:1)

Mi socorro viene de Jehová que hizo los cielos y la tierra”. (Salmo 121:2)

En otro texto, David dice:

“Dios es mi amparo y Fortaleza, mi pronto auxilio en las tribulaciones” (Salmo 46:1)

Y esto, lo hacía actuar con firmeza y valentia:

“No temeré aunque la tierra sea removida y se traspasen los montes al corazón del mar” (Salmo 46:2)

Imaginas lo que David está diciendo. Es poderoso! ¿verdad?

Te voy a decir algo más con respecto a esto.

Con el tiempo, aquellos poemas escritos por David, se convirtieron en temas musicales, canciones que cantaba el pueblo de Israel, lleno de alegría porque la letra decía que Dios era más grande y más poderoso que cualquier problema o cualquier ser humano sobre la tierra.

Entonces, ¿qué tienes que hacer?

Al igual que David, aprende a mirar mas allá de los problemas. Cambia tu foco de atención y ponlo en lo que suma. Enfócate en la grandeza de Dios.

¿Vives todo el tiempo preocupado y atormentado por tus problemas?

«Aprende a mirar más allá de los problemas. Cambia tu foco de atención y ponlo en lo que suma».

Mario Cazares

Tal vez la siguiente técnica puede ayudarte:

Establece un «worry time» (tiempo para preocuparse).

Separa un momento del día, nunca de la noche, en el que te vas a dedicar a preocuparte por aquello que te moleste. Los pensamientos se silencian más fácilmente si tienen un momento en el que pueden salir.

En ese momento. Toma una hoja de papel en blanco y un lápiz. Sobre el papel, dibuja una tabla con 2 columnas. Pon el siguiente encabezado.

En la 1ra. columna escribe el problema o problemas que te preocupan en ese momento.

En la 2da. columna escribe frente a cada problema, el texto bíblico que describe la grandeza de Dios y que ha impactado tu mente y tu corazón.

Un ejemplo:

Mira el ejemplo, que es la dolorosa experiencia de una dama que perdió a su esposo y a su padre:

Su problema:

“Mi esposo murió por COVID 19 y a los 9 días murió también mi padre. Perdí las personas que más amo. ¿Cómo afronto este dolor?”

Dios, ¿puede vencer a la muerte?

La GRANDEZA de Dios:

Jesús dijo: Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí, aunque esté muerto vivirá.”   Juan 11:25-27

Ella decidió confiar su dolor y pérdida a Dios porque Dios es la resurrección. La muerte no tiene poder sobre él. Jesús venció la muerte.

«Jesús tú eres la resurrección y la vida de mi padre y de mi esposo. Yo creo en ti y sé que un día volveré a estar con ellos. Ahora, ayúdame a seguir adelante, enfocada en lo que aún tengo, mis hijos y mi madre.«

“No le digas a Dios cuán grandes son tus problemas. Díles a tus problemas, cuán grande es tu Dios”.

Hasta aquí, creo que vamos bien. Primero hay que reconocer la presencia de Dios en tu vida. Luego hay que enfocarse en la grandeza de Dios para así poder resolver los problemas.

Ahora, vamos a ver cuál es el siguiente ejercicio de confianza en Dios.

3. Ejercicio de confianza en Dios: Sobrescribe tu diálogo interior.

Confianza en Dios. Afirmaciones positivas
Confianza en Dios. Afirmaciones bíblicas positivas.

Esto es muy importante entender lo siguiente: Lo que nos decimos a nosotros mismos es poderoso.

“Cuida tus pensamientos porque se convertirán en tus palabras.

Cuida tus palabras porque se convertirán en tus actos.

Cuida tus actos porque se convertirán en tus hábitos.

Cuida tus hábitos porque se convertirán en tu destino.”

Mahatma Gandhi

Como estás viendo, tus pensamientos son extremadamente poderosos y pueden afectar tu estado de ánimo, actitud, acciones, tu vida.

Nuestros pensamientos negativos son nuestro peor enemigo y nuestra mente es el campo de batalla.

Hay que tener determinación para ponerles un ALTO. No discutas con ellos, no los justifiques. Si lo haces, pierdes.

Llegamos entonces, al punto central del tema: ¿Cómo se puede cambiar un pensamiento negativo en positivo?

La única manera de cambiar es reemplazando con una afirmación positiva.

¿Cómo funciona? En el momento que pienso en algo negativo, repito mi afirmación positiva en voz alta y sucede que el pensamiento negativo desaparece.

Reemplaza tus pensamientos negativos con afirmaciones positivas.

¿Cómo se lo realiza?

Te recomiendo seguir los siguientes 3 pasos:  

CONOCE a tu enemigo.

Cada pensamiento negativo que surga en tu mente, escríbelo.

EQUIPA tu mente:

Lee, selecciona y escribe promesas de Dios que anulen este tipo de pensamientos.

¿Puedo escribir frases de pensamiento positivo de mis conferencistas favoritos?

Por supuesto, tu puedes escribir afirmaciones positivas enunciadas por grandes conferencistas.

Sin embargo, personalmente considero más relevante como afirmaciones de pensamiento positivo las promesas bíblicas, porque no están centradas en mí, sino en Dios.

Como te señalé anteriormente, tú no estás solo, Dios está contigo, y él puede auxiliarte en todo tiempo, especialmente en tiempos de crisis como los que estamos viviendo. Pensar en esto es más reconfortante.

ACTUA.

Memoriza las promesas de Dios. Cada vez que surgen tus pensamientos negativos, repite la promesa. Sigue repitiendo ese versículo positivo en voz alta, hasta que tu pensamiento negativo se silencie.

Repite las promesas de Dios, especialmente cuando estés deprimido y angustiado, cuando te sientas sin fuerzas, sin deseos de nada.

¿Cómo puedes realizar este ejercicio?

Aquí tienes otra sugerencia práctica:

Toma una hoja de papel y dibuja sobre ella una tabla con 2 columnas, con sus respectivos encabezados.

Mi pensamiento negativo es:

«No sirvo para nada. No valgo nada».

La promesa bíblica, como afirmación positiva:

A cambio de ti entregaré hombres;
    ¡a cambio de tu vida entregaré pueblos!
Porque te amo y eres ante mis ojos
    precioso y digno de honra. (Isaías 43:4 NVI)

Versos de la Biblia para usar como afirmaciones positivas.

Los libros de la Biblia muy apropiados para leer en estos momentos y de los cuales puedes extraer poderosas promesas de Dios se encuentran en: Job, Salmos, Mateo, Marcos, Lucas, Juan.

Tal vez pienses: “No tengo tiempo para leer” o “No me gusta leer”.

Recuerda: La lectura tiene beneficios, más que sacrificios.

Un libro tiene ideas, consejos y orientaciones que sus autores comparten para ayudarnos a mejorar nuestra calidad de vida.

Imagina entonces el inmenso valor que tiene el pensamiento positivo de la Biblia para tu bienestar y desarrollo personal.

Cuando consideramos que algo o alguien es muy importante para   nosotros, sacamos tiempo de donde no hay, ¿cierto?

Esta actividad es muy importante. Saca tiempo para leer y encuentra las promesas divinas que necesitas como afirmaciones positivas para cambiar tu diálogo interior. Avanza cada día, sin prisa pero sin pausa.

El hecho es que, sólo tú sabes cuáles son tus pensamientos negativos que te atormentan. Sólo tú sabes qué promesas necesitas.

Entonces, sólo tú tienes que hacerlo. Nadie lo hará por ti. Tienes que hacerlo, Ahora!

Muy bien. Hagámos un repaso hasta aquí. ¿Cómo hago para fortalecer mi confianza en Dios cada día?

Primero: Reconoce la presencia de Dios en tu vida.

Segundo: Enfócate en la grandeza de Dios, no en tus problemas.

Tercero: Llena tu mente con afirmaciones positivas, promesas de la Biblia, y repítelas en voz alta hasta que desaparezca tu pensamiento negativo.

Continuemos ahora con la siguiente acción de confianza en Dios.

4. Ejercicio de confianza en Dios: Agradece a Dios y a tu prójimo antes de ir a la cama.

Sé agradecido
Confianza en Dios. Sé agradecido.

David tiene un salmo muy apropiado para mostrarnos este punto. Es el salmo 4:8

David no estaba en la comodidad de su palacio cuando estaba diciendo esto último. Estaba en la soledad del desierto, huyendo de su propio hijo que le buscaba para matarlo.

Si quieres conocer más sobre la experiencia de David, puedes leer Salmos capítulos 3 y 4.

Pero a pesar de todo, David descansaba plácidamente, porque aprendió a echar su carga de preocupaciones sobre Dios.

Actividad que debes realizar para fortalecer tu confianza en Dios:

Antes de ir a dormir, puedes hacer lo siguiente:

En una hoja de papel, escribe los siguientes encabezados:

Reflexiona: HOY…

Frente a ese inmenso problema…: (escribe cuál fue ese problema del día)

            Dios me sostuvo porque …. (escribe la grandeza de Dios en la que te apoyaste)

Con aquel pensamiento negativo…: (escribe cuál fue ese pensamiento negativo)

            Dios me hizo recordar y repetir…. (escribe el texto bíblico que repetiste)

Agradece a Dios: HOY… (Escribe 3 motivos de agradecimiento)

Como ejemplo, en Salmo 4:8 David expresa su agradecimiento a Dios:      

            Te agradezco Dios por ser mi alegría.

            Gracias Dios por ser mi paz.

            Te doy gracias Dios por ser mi descanso.

Concluye: HOY… (Escribe cómo te sientes)

Siguiendo el modelo, David dice…

            Me siento feliz porque sólo tú me haces vivir confiado.

            Tengo paz porque sólo tú me haces vivir seguro.

            Siento tranquilidad porque sólo tú me haces vivir a salvo.

David duerme bien porque su seguridad es de parte de Dios, no de las circunstancias o de los sentimientos.

Se acostaba en paz y dormía por que confiaba en Dios.

Otro aspecto importante acerca de la gratitud. Antes de ir a la cama, simplemente puedes enviar un email o un mensaje de texto de agradecimiento a un amigo o miembro de la familia; o agradecer en voz alta por tu salud, tu bienestar a tu cónyuge o a alguien más con quien vivas.

Practicando la gratitud, estás programando a tu mente a pensar en abundancia y no en escasez.

Finalmente llegamos a la quinta acción de confianza en Dios.

5. Ejercicio de confianza en Dios: Comienza el día con actitud positiva.

Actitud positiva
Confianza en Dios. Actitud positiva.

Somos fuentes de la gracia de Dios. Recibimos para dar. En lo posible, comparte cada día alegría, tranquilidad, esperanza.

Un proverbio de la Biblia dice: “No hay mejor medicina que tener pensamientos alegres…” (Proverbios 17:22, [TLA]).

Esa es la actitud.

Actitud es estar feliz y disfrutar lo que estás haciendo aún en momentos de adversidad, es saber que todos los problemas tienen solución y trabajar intensamente para resolver esos problemas con entusiasmo y con enfoque.

Actitud es no sentirse víctima o hacerse el mártir cuando vamos cuesta arriba.

Es aceptar el dolor útil y seguir luchando, aunque duela, porque sabemos que solo se gana una medalla de oro y se logran las grandes obras si pasamos por el dolor útil del esfuerzo intenso.

Actitud es tratar bien a los clientes y a los compañeros, aún en las crisis.

Es ser paciente, es sonreír, es ser amable; es contagiar un estado de ánimo positivo, esperanzador, apasionado, fuerte, que no se rinde, que no se fija solo en las cosas malas; sino que, al contrario, engrandece las buenas que siempre las hay.

La actitud hace que una persona valga mucho dentro de un equipo.

La actitud ante la vida y ante cualquier crisis es una elección personal que no depende nada más que de ti.

¿Tienes niños?

Si los tienes, ¿Qué decir a los niños para motivarles a confiar en Dios durante esta crisis?

Las frases de esperanza serán la mejor motivación para tus hijos.

  • “Hoy es un buen día para sonreir”
  • “Nunca dejes de soñar”
  • “Todo saldrá bien”.
  • “La esperanza es lo último que se pierde”.
  • “Nunca pierdas la esperanza. Las tormentas hacen a la gente más fuerte y nunca duran para siempre”. (Roy T. Bennett)
  • “Donde una puerta se cierra, otra se abre.” (Miguel de Cervantes)

Resumen:

¿Cómo puedo fortalecer mi confianza en Dios en tiempos de COVID 19?

Estrategia con 5 ejercicios que puedes realizar aún cuando te sientas mal:

  1. Reconoce la presencia de Dios en tu vida personal.
  2. No te enfoques en tus problemas.
  3. Sobrecorrige tu diálogo interior.
  4. Agradece a Dios y a tu prójimo antes de ir a la cama.
  5. Comienza el día con actitud positiva.

¿Qué pueden hacer estos ejercicios en tu vida personal?

Practicar estos 5 ejercicios de confianza en Dios junto con la lectura de la Biblia mejora tu salud, ayuda a controlar la ansiedad y la depresión, fortalece tu seguridad personal, desarrolla tus habilidades, orienta tu propósito de vida.

Son 5 grandes acciones que puedes usar para reprogramar tu mente, para lograr lo que quieres en la vida. Si tu crees, es posible. Todo es posible para el que cree.

No esperes que cambien las cosas o situaciones de vida. Haz que las cosas sucedan.

Reorganiza tú agenda diaria, revisa tus metas e inserta estos 5 ejercicios.

Si no quieres hacer los 5, comienza solo con uno o dos, pero si usas los 5 en una base repetitiva, puedes cambiar tu vida para siempre.

No te des por vencido. Frente al desánimo, avanza. Si caes, levántate.

Sólo enfócate, ten en mente estos 5 pilares estructurales y practícalos cada día.

Tu puedes hacerlo Ahora!

Descarga GRATIS!

Descarga PDF interactivo gratis>> Hoja de trabajo con los 5 Ejercicios.